Perdut i trobat (Perdido y encontrado)

El mundo que nos rodea se encuentra lleno de pequeñas maravillas que, a pesar de ser fruto de un juego de circunstancias aleatorias, parecen responder a alguna ignota intencionalidad artística y hacen que nuestro entorno devenga un auténtico museo de obras perdidas, pequeños bodegones espontáneos prestos a revelarse delante de nosotros. No es necesario tocar nada: modificar intencionadamente es trampa y por ello sólo con una mirada atenta y curiosa debemos ser capaces de encontrarlos. Pero no podemos entretenernos, ya que por su propia naturaleza se trata de composiciones efímeras que sólo se encontrarán al alcance de nuestra contemplación durante un período limitado de tiempo y tarde o temprano se acabarán desvaneciendo para siempre.

Jordi Capell

Si quieres copias originales impresas de fotografías de este proyecto visita nuestra tienda de arte.